jueves, 26 de enero de 2017

Tirar de la manta.





Esta expresión tan  de la calle  que ha cuajado en el  argot español, no precisa mucha explicación. Todos los aplicamos  a supuestos  en los que un  individuo o varios acosados o investigados por la justicia amenazan, chantajean, o  se supone que  hacen temer a la corporación, institución, grupo de influencia o delincuencia del  que proceden. Que   si cuentan todo lo que saben el perjuicio que ocasionarian a  sus correlegionarios  o  personas que  ni la justicia  ni la policía  tienen   cuestionadas todavía y que de escuchar las acusaciones del que tire de lamanta  podían sufrir quebranto  o  pasar de presuntos delincuentes  a grandes delincuentes.  
    Para el imaginario popular es una  especie de defensa y deseo de que se haga justicia o se sepa todo lo que de otra forma nunca  se sabría. Es como la última esperanza del deseo de venganza social  y de forma simple de  que los malos sufran el terrible castigo que se merecen. Muchas veces se utiliza como deseo  de que ojala alguien tirase de la manta , sin que haya base para ello, auqnue la mayoría de las veces ese deseo imaginario parte de  la intuición popular. Esta intuición  no falla y sabe que  la única forma , de verdad,  que se  llegue a hacer  justicia  o venganza  es gracias al despechado, al que como se dice le toca pagar el marrón y que si quiere tira de la manta y deja al desnudo y al frío lo que el pueblo quiere saber, los autores y el cuanto  y como del delito.  El mejor fiscal del mundo es aquel que ya abandonado a su suerte siente la soledad y el abandono de los suyos que escondidos  entre la tinieblas desean que el  o quien sea pague por todos y que con la manta en la mano puede desvelar los grandes secretos. Por eso decimos que como fulano tire de la manta, se puede montar la del pulpo, como así se dice. ( Aunque no sé muy bien que fue lo que montó el  pulpo). 
  Esta Expresión, o dicho, de tirar de la manta,   la hemos aplicado a muchos casos más o menos famosos  sirva para recordar el   caso Roldán, hoy el caso Bárcenas, o  la Gurtel, etc.  y la aplicamos muy a diario como ya hemos dicho, pues el campo esta bien abonado en ese sentido para que haya muchos manteros. 
     Ahora bien el saber popular sin saberlo no siempre  inventa como creemos, sino que casi siempre  transmite algo que viene  a lo mejor de siglos, algún  hecho popular o  colectivo que con el paso de los años se pierde su origen y muta en la finalidad para que fue aplicado pero quedo ahí asentado en el imaginario colectivo popular que buscando la simpleza y rapidez transforma lo que precisaría una larga explicación o sermón en frase o dicho que todos reconocen en su significado pleno. 

       ¿ Pero porque  los españoles decimos esta  expresión y que origen tiene?
      Pues  para la respuesta debemos darnos un paseito por la Edad Media, de la que tanto gustamos, y que tanto nos aporta y que por cierto aveces es tan desconocida y maltratada, pero eso para otro día. Digo que vámonos allá por el XV-XVI de nuestros famosos reyes Católicos, los Monta-tanto, Isabel y Fernando. Época la suya, bien intensa, cruel en mucho, miserable moralmente en bastante y que asentó mucho o comenzó a crear el estado moderno actual, que no todavía la nación,  en lo que hoy llamamos  España, y de la cual  los habitantes de la época aún no tenían conciencia , aunque algunos haciendo historia ficción nos quieran demostrar que no era así. 
     
        Bueno pero como de lo que se trata es de aterrizar en el origen de la expresión caigamos en la época  y pensemos. Los reinos cristianos peninsulares , en este caso coaligados Castilla-Aragon, aparte Portugal, Navarra, tenían un montón de judios que llevaban aquí ya mil quinientos años. Había muchos y eran muy influyentes. Vamos que Fernandito el  Tanto-monta marido, era hija de judía y los grandes influyentes en la corte y los detentadores del dinero y las finanzas eran judíos. Estos han sido los que han financiado la guerra de Granada  por recordar algo. 
      Conviene recordar que Isabel era Trástamara y que su origen Enrique de Trástamara en la guerra Civil contra Pedro I ( que han llamado el cruel) utiliza el antisemitismo como un arma contra el legítimo rey y le acusa de favorecer a los judíos. De aquellos polvos vamos llegando a estos lodos. 
Bueno que en el 1391 hay una gran matanza de judíos en Toledo al grito de Viva el Rey Enrique. ¿ Que hacen los judíos? unos escapan, otros mueren y los más se bautizan o convierten. 
      Los judíos que estaban muy preparados para las mejores profesiones, tenían dinero y posibles al convertirse se convierten en ciudadanos normales, salen de las sinagogas y sus descendientes ocupan los puestos más importantes de la banca, la administración y la política y hasta en las sedes episcopales. Cuando repasamos los orígenes de los prohombres de este período casi todos tienen antecedentes judíos, así es la historia. Es que mientras entre los católicos quedaban bien el ser analfabetos  con tal de escuchar la biblia, los  hijos de lo judíos estudiaban y mientras la Iglesia predicaba en contra del préstamo y las finanzas y consideraba el trabajo como una maldición divina la ideología judía  valoraba el trabajo y  no tenía problemas de conciencia con el préstamo que los católicos llamaban usura. 
      Estos nuevos ciudadanos de origen judío serán llamados "Marranos". Los judíos que no se convierten reciben medidas muy duras contra ellos. Y los marranos son mirados con recelo  por los cristianos de siempre y se hace la distinción entre Cristiano viejo, o sea cristiano de tradición para distinguirse de los nuevos conversos que se considera que  son cristianos por  interés, y así es en realidad ya que la gran mayoría llevaba una doble vida religiosa y moral y seguían con su influencia social. Pero como la envidia es muy mala y muy española, cada uno aprovecha lo que puede y se crea el conflicto social  y se ensalzan costumbres donde se exteriorice por ejemplo el comer cerdo, de ahí viene el sentido festivo y de reunión que tiene en nuestra cultura la matanza, se hacen procesiones, autos de fe, se mira la comida de los nuevos conversos. Total que en los dos reinos más o menos igual, peor en Castilla, se les vigila y  no se fían de su conversión, para lo cual las Iglesias hacen una lista de los nuevos conversos y la escriben en la puertas y LA TAPAN CON UNA MANTA  y los cristianos viejos amenazan continuamente CON TIRAR DE LA MANTA, o sea de mirar la lista para ver que fulanito o menganito no es un cristiano viejo, o sea es un marrano,  es decir un converso del que uno no puede fiarse. Y que podían llegar a sufrir el acoso de la Santa Inquisición que se creó especialmente para vigilar a esta gente, mira que tenían  importancia. 
      
        Esto  dicen que es el origen de la cuestión y parece bien interesante y nos sirve para dar este pequeño tour por la época  acercándonos al 1492, donde se conquista Granada, se descubre América y se expulsa a los judios, vaya añito. Efectivamente la cuestión de los judios   venía de atrás y fue  increscendo como bien sabemos y dió mucho  y aún  da que decir. Hasta  que el Vaticano  nombró un inquisidor general para Castilla, el señor Torquemada, y ya en el añito de 1492 cuando   los Tanto-monta cometen el error de expulsar a todos los judios que quedaban, o sean los sefardistas distribuidos por  Turquía, Magreb. Eso si no olvidemos que no era solo  ideológico y religioso el asco que daban los marranos. Esa era la disculpa para algo más terrenal como era el tema económico. Las arcas estaban vacías y los judios que habían prestado tanto dinero tenían por así decir la sartén por el mango y que mejor que montar una nube ideológico-religioso, eliminarlos apoderarse de sus posesiones y no pagarles un duro de lo que se les debía. Esto me suena de otras épocas posteriores de la historia. Realmente es todo mucho más prosáico, a lo mejor tiene razón Marx cuando dice que las causas de todas las guerras, son causas económicas y por el poder económico.  ¿ Porque pensar que esta época eran tan caballerosos que sus guerras eran por defender el honor de la hostia consagrada o del niño Jesús?. No olvidemos que Torquemada inicio su gran campaña de represión con la invención del niño de la Guardia o algo así como la leyenda de que los judios en secreto realizaban un rito de sacrificar un niño cristiano  todos los años en sus sinagogas. Eso se divulgó entre el pueblo  y se hizo de la fe la espoleta que tirase  a la destrucción de las juderías que se hizo en toda la península. 
        Cuanto enseña y se repite en la historia, aunque al pensar así no se si eso será considerado historicismo y condenado por algunos. 
      
         Sobre este tema continuaremos con un próximo post, que este ya se nos alarga un poco, porque el tema da para contar. 

            Aquí queda un ejemplo de lo que sería tirar de la manta, que dice el periodista Ernesto Elkaizer sobre Bárcenas, un arquetipo de posible tirador de manta, si es que le interesa. Porque para tirar de la manta es necesario que tengas mucho frío.
       


SI BARCENAS TIRA DE LA MANTA ...... 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios: